La Kawasaki Z400 exporta la especial filosofía "Z" a la categoría de las motos específicas para el carnet A2 gracias a que su potencia es de 45 CV, una cifra que eleva sustancialmente la de su predecesora -la Z300- que era de 39 CV. Su estética musculosa y atrevida delata su procedencia de una de las sagas naked más extensas del mercado: Z125, Z650, Z900 y Z1000. Con este modelo ya son tres los que se pueden conducir con la licencia A2 con lo que Kawasaki se ha convertido en el máximo especialista en ofrecer motos naked para ese permiso.


Igual que la Kawasaki Ninja 400 supera en todo a la Ninja 300, la Z400 es un gran paso adelante respecto, mejorando en absolutamente todo. De hecho la motorización y la parte ciclo, salvo el chasis, proceden de la apuesta más racing, la Ninja 400.

El embrague antideslizante y asistido es más compacto y presenta unos discos de accionamiento menos rígidos que permiten que el accionamiento de la maneta sea mucho más suave.

Para las suspensiones y los frenos se apuesta por componentes sencillos cuya eficacia ya ha sido probada en la Ninja 400, con horquilla convencional y frenos axiales. Además, está dotada de sistema ABS de un avanzado dos canales procedente de la firma Nissin.

Debido a su concepto desnudo, se apuesta por unas geometrías de dirección reactivas, con un ángulo de dirección cerrado, y se combina con una posición de conducción natural gracias al manillar alto y plano. Por lo tanto es una apuesta por el confort en cualquier situación y permite ponerse "al ataque" en conducción más radical. El asiento está situado a 785 mm del suelo, siendo 30 mm más estrecho. Pesa 167 kg declarados, 3 menos que la Z300.

La Iluminación Full LED y la instrumentación digital apoyan ese carácter sofisticado que transmite la Z400 en cada resquicio de su angulosa carrocería.

La instrumentación es bastante completa y es muy parecida a la de su hermana, la Kawasaki Z650. Destaca su enorme tacómetro analógico en cuya parte central figura la marcha engranada y dispone de un sistema multifunción