La Kawasaki Versys 650 es la apuesta de la marca japonesa para el segmento de las trail de asfato de cilindrada media. Nació con una estética muy peculiar, pero en 2015 se renovó a fondo su apariencia presentando un frontal más convencional, con un doble faro delantero y un semicarenado más estilizado como principales señas de identidad. En 2017 recibía algunos cambios para cumplir con la Euro4 y desde entonces se mantiene sin variaciones salvo la introducción de nuevos colores cada año. En 2020, de hecho, estrena un nuevo blanco perla y un verde oliva.



El motor utilizado por la Versys 650 es de dos cilindros en línea que rinde una potencia de 69 CV y que ofrece una respuesta excitante a altas revoluciones, mientras que en medios y bajos la conducción es muy agradable. Es una moto para usarse todos los días, aunque gracias a su gran depósito de gasolina, su elevado comfort y la gran cantidad de accesorios disponibles, resulta ideal para viajar solo o acompañado.

Una horquilla invertida de 41 mm de diámetro, ajustable en precarga y extensión, y un amortiguador trasero con mando remoto para regular la precarga, son los componente encargados de la suspensión, que cuentan con unos tarados más cómodos que deportivos. De la frenada se encargan dos discos delanteros y uno trasero, todos ellos lobulados, y con sistemas K-ACT ABS y KIBS, ambos desarrollados por Kawasaki.